domingo, 7 de febrero de 2016

Excursión al Ávila en el Parque Nacional Guaraira Repano Eloy Reverón

Alejandro de Humboldt y Amadeo Bompland  navegaron frente a las costas de Caruao, al oeste del cabo Codera el 20 de noviembre de 1799. Manuel Guevara Vasconcelos ocupaba entonces el cargo de gobernador de Caracas y les dio hospedaje en la esquina del puente de la Trinidad, en el extremo norte de la ciudad. 

Desde allí se pueden apreciar dos espacios vinculados al tema que nos ocupa. El primero, el la subida de Sanchorquis, que conduce por el camino empedrado construido por los españoles para comunicar al puerto por donde habían llegado los viajeros, con la ciudad que los hospedaba. 
Papelón, los Mecedores y al fondo el pico Oriental de la Silla de Caracas
Hacia el oriente se impone majestuosa, la Silla de Caracas, y un poco más modesta, la cima del Ávila; las cuales, junto con El Naiguatá conforma la gran montaña o Guaraira Repano. Esto es a grandes rasgos, el paisaje que contemplaron los naturalistas durante su estadía en la población de Caracas. Ya había escrito Humboltd la primera impresión que había comentado con el señor Bompland frente a las cumbres más elevadas de esta serranía costanera. Hicieron notar que desde el lado del mar, la vista les había recordado a Los Alpes despojados de su nieve “alzándose del seno de las aguas.”  

Dos cosas nos llaman la atención en su discurso. Primero que da cuenta del asecho de la armada británica a la costa, y la explotación de la mano de obra esclava por los padres mercedarios en Caraballeda para producir gran cantidad de caña de azúcar con doscientos brazos provenientes de África. Describiendo la corta extensión del espacio geográfico entre Caraballeda y un lindo punto que identifica como Macuto, el cual describe con cierta gracia poética que invita a viajar…, las peñas negras de La Guaira erizadas de baterías puestas de grado en grado, y en una vaporosa lejanía, un largo promontorio de cimas cónicas y un blancor deslumbrante que es el Cabo Blanco. Ribetean la orilla cocoteros, dándole, bajo este cielo ardiente, una apariencia de fertilidad.”
La casa donde se hospedó Humboldt estuvo en el mismo lugar desde donde tomé esta imagen 


La Guaira lo recibe con nuevas de la fiebre amarilla, razón por la cual fue aconsejado quedarse a dormir un poco más arriba de la aldea de Maiquetía donde soplan vientos más templados.






Todavía nos queda una vista del Ávila desde la Iglesia de San José. Este punto es que vamos a prestar atención a ese punto donde dice Loma del Muerto. Ese es un camino que lo conocí en 1962, antes de que le echaran macadam. Quedaba su entrada justo al extremo norte, donde concluye la placita central donde la avenida Marqués del Todo hace contacto con la avenida Agustín Codazzi y la Cota mil de San Bernardino. Ojo con confundirla con la Avenida Boyacá, la cual fue construida después.


Añadir leyenda
Este lugar es la subida de la Loma del Muerto, la cual conduce a la Quebrada Gamboa, pero antes de llegar al cruce para bajar a la quebrada Gamboa, está la ruta de acceso a la Guarda Parque  Loma del Viento donde estuvo hasta cerca de los 98 años, mi querido amigo de la infancia, el señor Emilio Nieves (RIP), y creo que todavía se encuentra en ese puesto de Guarda Parques su hijo, Héctor Emilio, quien este pasado 5 de febrero cumpiló 63 años guardando la integridad y la belleza de este hermoso parque. Desde la Guardaparque Loma del Viento, un poco más arriba de la línea corta fuego que conduce hacia la Guardaparque Chacaíto, vivió la familia Nieves, primero falleció la señora Niebes, esposa de don Emilio Nieves. Hay arriba otra generación de guardaparques de esta familia Nieves. De ella nos ocuparemos en más adelante, por ahora solo voy a recordar al señor Pedro Nieves, tío de Héctor Emilio y hermano también de Sabás Nieves, quien tuvo hasta su muerte ocupado en el puesto de Guarda Parques de Chacaíto.



En el Presente, la entrada fue reabierta en el lugar donde quedaba una quinta que tenía como adorno sobre la grama, una enorme roca. Todo eso fue derribado junto con más de cuarenta árboles de mangos que se extendían por detrás de la quinta de Laureano Vallenilla Lanz Planchart, quien fuera ministro de Relaciones Interiores durante el gobierno presidido por el general Marcos Pérez Jiménez. Los mangales se extendían por detrás de las quintas que se extienden hacia el oeste por la avenida Agustín Codazzi. Entre aquellos mangales, que otra horan servían como sombra a los cafetos que se producían en la hacienda San Bernardino.
Al fondo se puede apreciar la esquina de Puente Guanábano a Amadores. La vista es desde la Loma del Viento.
Todavía tenemos muchos cuentos que echar sobre esta ruta, sobre la historia en torno de los personajes que hemos recordado y otros tantos que todavía no mencionamos pero que si se mantienen en sintonía con nosotros y nos manifiestan su interés por estos relatos, lo realizaremos con mayor frecuencia de lo que hemos venido haciéndolo.

La Befaria Glauca es conocida como la flor del Ávila. Aquí tenemos una muestra tomada en un jardín de Galipán hecha con un teléfono ambulante, por allí en el 2007. De ella y de tantas cosas tenemos que hablar, pero que esta noche, cuando escribo, se hace tarde y debo descansar.

Haga clic para pasar a la página Inicial del Blog


sábado, 23 de noviembre de 2013

Guaraira Repano por Eloy Reverón

El Guaraira Repano es una gran montaña ubicada entre el río Guaire y La Guaira. Son tres moles montañosas comunicadas por una fila superior o Fila Maestra. Ubicada en la región centro norte de la costa venezolana bañada por el mar Caribe.
El Ávila, identifica a la montaña ubicada en el extremo occidental. La Silla, luce más voluminosa en el centro y, desde lo lejos, semeja una silla de equitación. El Naiguatá, es el pico más alto de todo el sistema montañoso de la costa Venezolana, y su nombre viene de la memoria colectiva que recuerda al hermano de Charaima, padre de la India Isabel, madre del mestizo Francisco Fajardo, conductor de los primeros invasores que trataron de encontrar el místico Valle del Paraíso de Mahoma. Buscaban el Paraíso, un valle bañado por cuatro ríos vertidos desde una gran montaña, pero hallaron un valle poblado por numerosas comunidades de bravos guerreros que lo habían habitado por un espacio aproximado de quince a veinte mil años. El valle del río Guaire defendido estoicamente durante más de dos décadas por los llamados Caracas, contempla Guaraira Repano desde el sur; y por el norte, les toca el espectáculo a los viajeros que arriban al puerto de La Guaira. ¡ Quién sabe si antaño sonaría también Guaraira, o la montaña Guaira Repano.

Comenzamos nuestra aventura en las praderas de pico goering

Nuestra aventura comienza en este punto y en ese instante cuando el objetivo de la cámara de mi hermano enfocó "la cara oculta de La Silla". Digo la cara oculta porque habitualmente desde Caracas, se aprecia la vertiente sur, y llegando por la autopista de Oriente, a la altura de Araira, es posible apreciar el declive oriental. De manera que esta vista solo de puede apreciar tepando La Fila Maestra, o en su defecto desde el aire, o desde muy alta mar con el instrumento adecuado.

Estábamos sobre una de las tres montañas que conforman el Guaraira. Los pies posan sobre las praderas de las inmediaciones del pico Goering a 2.470 metros sobre el nivel del mar. Estamos al noreste de la Silla. La cual se puede apreciar en el centro luminoso de la gráfica ubicada a la izquierda.
Desde el Centro Parque Carabobo con teleobjetivo
a la altura del piso 22

La Silla está conformada por dos picos, o puntos de mayor altitud.  El pico Oriental, con una altura de 2600 metros sobre el nivel del mar. Ubicado en el punto donde declina la línea por el lado derecho de la imagen; y el pico Occidental cuyo copito se aprecia un tanto sombreado, (en la gráfica superior)  nos cae por la espalda el sol de la mañana. Su altura es de 2460 mts. Entre estas dos lomas está un lugar que llamamos el campamento del Alemán, no para referirnos al popular Canoche, de quien nos ocuparemos en su momento. Me refiero al naturalista Alejandro de Humboldt. Los excursionistas podrán recordar el lugar si le refiero las avispas amarillas que ruunrunean el lugar.

El lugar donde Humboldt estableció su campamento está ubicado en las cercanías del ángulo de los dos declives situados en el centro de la gráfica. 

En el Asiento se bifurcan los caminos. El de la izquierda los lleva por la ruta de "No te Apures", hasta Loma Serrano. El de la derecha, si viene del Naiguatá, lo lleva en ascenso hasta el Occidental, los Lagunazos, y luego, al hotel Humboldt y la estación del teleférico, o a Galipán después de pasar el tanque, cruce que solíamos llamar, Lagunillas.  

Lo blanco que se divisa a la derecha son los vapores del mar Caribe. Ellos comienzan a subir antes de las cuatro de la tarde. Los viajeros de la fila deben encontrar un lugar para acampar antes de esa hora, so pena que se los trague el Salto de la Negra.

 En el extremo izquierdo en tercer pano se deja ver la fila del Ávila, el conito blanco que es el hotel y la última línea en depresión es la loma de los mecedores, por la vertiente oeste de Papelón, la loma Matamoros. 
Eloy Reverón, llegando a la Cortafuegos

Los invitamos a visitar este blog con cierta regularidad. Esperamos que nos acompañen en esta aventura a través de los tortuosos declives de nuestra amada montaña, sus quebradas profundas y sombradas laderas cubiertas por bosques densos con numerosas variedades de árboles altos que cuidan de otros más pequeños, trepadoras, orquideas plantas, coloridas mariposas y toda una sorprendente fauna que le hará parecer que vive un sueño, sobre todo si consideramos que "allí abajito no más" circulan desesperados por llegar a tiempo, cerca de cinco millones de seres, que apenas recuerdan que esta maravilla existe.

Necesitamos saber si nos están siguiendo para continuar publicando esta virtual excursión. Háganse seguid@r de este espacio para participar o preguntar; así como para ayudarnos en algunas precisiones con respecto a altitud, latitud o si tiene algo para publicar por erivem aroba gmail.con

  




domingo, 17 de noviembre de 2013

Ruta Puerta de Caracas Plan de Manzano Con Eloy Reverón

Cuando Ilan Chester compuso su canción "Cerro El Ávila" dijo: De la Pastora hasta Petare". Se refería en realidad al Parque Nacional El Ávila creado por Decreto N 473 de fecha 12 de diciembre de 1958. El Ávila, como ya hemos dicho en este mismo blog, es una de las tres montañas que unidas por la fila del Ávila y la Fila Maestra, conforman el Guaraira Repano, en la lengua de los habitantes originarios del valle, cuyos caminos transitamos por la llamada Alta Montaña y por la vertiente norte. La extensión total del parque es de 85.192 Ha. Está ubicado en la parte central del Sistema de la Costa venezolana. La vertiente norte se eleva abruptamente desde la costa alcanzando su máxima altura en el Pico Naiguatá. 
El sendero de los Indios que conduce a la Pradera
del Goering 2.500 metros s/n del mar.
Al fondo Caraballera
El cacique Naiguatá subía a esta cima, a 2.765 metros sobre el nivel del mar, para "conversar" con las aves, pero también para divisar las embarcaciones que podían acercarse desde la zona centro oriental del mar Caribe, ocupada por los Taínos. Era hermano Charaima padre de Isabel, la madre de Francisco Fajardo, el primer hispanoablante que logró entrar al Valle del Guaire. Pero aún así, no lo hizo por el norte, sino por el Sur, viniendo desde Tejerías cruzando por un lugar llamado Las Lagunetas que luego descienden al Río San Pedro, el cual al unirse al Macarao forman el río Guaire. 

La fila del Ávila viene trepando desde Plan de Manzano que se puede divisar desde la Autopista Caracas-La Guaira, pasando el viaducto, está el barrio del mismo nombre, y al final del barrio, el camino que sube hacia la cumbre de los castillos de la Loma del Viento. La última vez que hice esa ruta bajando por Plan de Manzano fue cuando acompañé en su jeep Willis modelo 1949, reconstruido por su segundo dueño el Dr. Tomás Godoy Barrios, quien a su vez se lo había comprado a un cultivador de claveles de Galipán en 1972, y luego se lo vendió al difunto amigo, Rogelio Valera Rivas (El Gordo Rogelio) aproximadamente en 1979. Fecha aproximada de aquel paseo. Todavía recuerdo un instante cuando nos bajamos a contemplar el paisaje, mi amigo se paró justo sobre un hormiguero. Exclamaba que eso siempre le sucedía desde niño. Le comenté que padecía de hormigatropismo positivo. En este caso unos bachacos rojos que le incaban sus agudas tenasas en la piel de los tobillos.

Habíamos subido por la Puerta de Caracas, parroquia La Pastora por la vía de Sanchorquíz.  Nuestra ruta dio inicio por la cara sur desde el antiguo camino de los Españoles buscando el oriente la vía que lleva a la cara norte entre el Palmar de Cariaco y el Picacho de Galipán. En la gráfica podemos apreciar el lugar de ascenso, años atrás apenas se veían unos puntos pequeños conocidos como Los Castillitos. Hoy día se confunden con tantas construcciones.

Ascenso al Ávila por Puerta de Caracas
Parroquia La Pastora 
El primer tramo de esta ruta se cubre hasta la estación de Guarda Parques puerta de Caracas ubicada a 1.360 metros sobre el nivel del Mar. Esta subida trepa sobre el centro de una loma que por su ladera oriental discurre la quebrada Catuche (Guanábana en lengua originaria del Valle) que se vierte por debajo de la avenida Baralt norte, pasando antes por debajo del puente Carlos III en la entrada a La Pastora;  y por el occidente, baja la quebrada Agua Salud, la cual desembocará en la quebrada Tacagua. 

Más hacia occidente, está la quebrada Macayapal o Macayapa, y la quebrada Blandín que también vierte sus aguas sobre la quebrada Tacagua. Seguidamente bajan dos quebradas afluentes de la quebrada Tacagua, las cuales llevan sus aguas directamente desde la Loma del Viento. 
Después se encuentra la quebrada Canoas, a la cual no se le debe confundir con un sitio llamado Las Canoas que está después de pasar la loma de San Chorquiz. Por allí están tres hilos de agua que se reúnen para formar la Quebrada Blandín. Las Canoas y la quebrada Chorros van a pasar por debajo de la autopista Caracas La Guaira para unirse a la quebrada Tacagua. Pero a diferencia de la quebrada Blandín, repito estas bajan desde la Loma del Viento.
Ruinas de La Venta Foto
Eloy Reverón 1989
Si seguimos por la Loma del Viento en dirección oeste este, después del cruce para el Camino Viejo de los Españoles estaba la famosa Venta de Alejandro Humboldt. En la gráfica de la izquierda están las ruinas de La Venta. Lugar descrito por Humbolt en su libro Viaje a las Regiones  durante su viaje a Caracas. 
El geógrafo alemán la describe como una posada grande en la falda septentrional de la Cumbre o del Cerro del Ávila. Menciona una Venta chica. Resaltaba la ventaja de Caracas         " entre todas las  capitales de la América española que tienen en medio de la zona tórrida un clima fresco y delicioso, es Caracas la más cercana a las costas. Qué ventaja la de tener un puerto de mar a tres leguas de distancia, y de estar situada entre las montañas, en una altiplanicie que produciría trigo, si se prefiriese su cultivo al del cafeto"

En efecto, Humbolt debió tener noticia de la hacienda El Corozal, cuya Casa Grande está muy cerca de la vera del camino hacia Maiquetía. 
Después de resaltar la belleza y mejor calidad de manutención del camino con respecto a otros transitados por él en este mismo viaje a las zonas equinocciales prosigue: " En buenas mulas, no se gastan sino tres horas para ir del puerto de La Guaira a Caracas, y bastan solo dos para el regreso. En mulas de carga o a pie el viaje es de cuatro a cinco horas. Se sube al principio por una cuesta peñascosa sumamente inclinada y por estaciones que llevan los nombres de Torresquemada, Crurucutí y el Salto, hasta una gran posada (La Venta) situada a 600 toesas de altura sobre el nivel del mar. 
  
La loma del Viento es fácil de identificar porque en el camino que la atraviesa de este a oeste, está la entrada de un túnel artificial del cual se dice que conduce a los sótanos del Castillo de La Cumbre. Pasando el ojo del túnel, se encuentra una vifurcación de caminos. No hay que confundir con Hoyo de la Cumbre que está más al norte y tiene mejor acceso por el camino que pasa por debajo de la estación de radio y se trepa hacia un lugar llamado el Infiernito y el Palmar de Cariaco, por donde había una pica que conducía hasta el propio Picacho de Galipán. Hoy día creo que no es prudente subir por esa pica porque conduce a una estación de comunicaciones del Ejército y estaba cercada, zona de seguridad.

Pero bajando por el camino de la izquierda que pasa por la entrada del mencionado túnel, es un orificio que cabe una persona de estatura media gateando. Como dijimos siguiendo hacia occidente está la vifurcación que por el sur conduce un camino hasta la Estación de Guarda Parques de Plan de Manzano a unos 920 metros sobre el nivel del mar. Poco antes de esa vifurcación hay un cruce a la izquierda, en dirección hacia el norte.

Otro lugar interesante por los alrededores son la Hacienda El Corozal y el Paso, al cual nos referiremos en la segunda parte de este relato.