domingo, 17 de noviembre de 2013

Ruta Puerta de Caracas Plan de Manzano Con Eloy Reverón

Cuando Ilan Chester compuso su canción "Cerro El Ávila" dijo: De la Pastora hasta Petare". Se refería en realidad al Parque Nacional El Ávila creado por Decreto N 473 de fecha 12 de diciembre de 1958. El Ávila, como ya hemos dicho en este mismo blog, es una de las tres montañas que unidas por la fila del Ávila y la Fila Maestra, conforman el Guaraira Repano, en la lengua de los habitantes originarios del valle, cuyos caminos transitamos por la llamada Alta Montaña y por la vertiente norte. La extensión total del parque es de 85.192 Ha. Está ubicado en la parte central del Sistema de la Costa venezolana. La vertiente norte se eleva abruptamente desde la costa alcanzando su máxima altura en el Pico Naiguatá. 
El sendero de los Indios que conduce a la Pradera
del Goering 2.500 metros s/n del mar.
Al fondo Caraballera
El cacique Naiguatá subía a esta cima, a 2.765 metros sobre el nivel del mar, para "conversar" con las aves, pero también para divisar las embarcaciones que podían acercarse desde la zona centro oriental del mar Caribe, ocupada por los Taínos. Era hermano Charaima padre de Isabel, la madre de Francisco Fajardo, el primer hispanoablante que logró entrar al Valle del Guaire. Pero aún así, no lo hizo por el norte, sino por el Sur, viniendo desde Tejerías cruzando por un lugar llamado Las Lagunetas que luego descienden al Río San Pedro, el cual al unirse al Macarao forman el río Guaire. 

La fila del Ávila viene trepando desde Plan de Manzano que se puede divisar desde la Autopista Caracas-La Guaira, pasando el viaducto, está el barrio del mismo nombre, y al final del barrio, el camino que sube hacia la cumbre de los castillos de la Loma del Viento. La última vez que hice esa ruta bajando por Plan de Manzano fue cuando acompañé en su jeep Willis modelo 1949, reconstruido por su segundo dueño el Dr. Tomás Godoy Barrios, quien a su vez se lo había comprado a un cultivador de claveles de Galipán en 1972, y luego se lo vendió al difunto amigo, Rogelio Valera Rivas (El Gordo Rogelio) aproximadamente en 1979. Fecha aproximada de aquel paseo. Todavía recuerdo un instante cuando nos bajamos a contemplar el paisaje, mi amigo se paró justo sobre un hormiguero. Exclamaba que eso siempre le sucedía desde niño. Le comenté que padecía de hormigatropismo positivo. En este caso unos bachacos rojos que le incaban sus agudas tenasas en la piel de los tobillos.

Habíamos subido por la Puerta de Caracas, parroquia La Pastora por la vía de Sanchorquíz.  Nuestra ruta dio inicio por la cara sur desde el antiguo camino de los Españoles buscando el oriente la vía que lleva a la cara norte entre el Palmar de Cariaco y el Picacho de Galipán. En la gráfica podemos apreciar el lugar de ascenso, años atrás apenas se veían unos puntos pequeños conocidos como Los Castillitos. Hoy día se confunden con tantas construcciones.

Ascenso al Ávila por Puerta de Caracas
Parroquia La Pastora 
El primer tramo de esta ruta se cubre hasta la estación de Guarda Parques puerta de Caracas ubicada a 1.360 metros sobre el nivel del Mar. Esta subida trepa sobre el centro de una loma que por su ladera oriental discurre la quebrada Catuche (Guanábana en lengua originaria del Valle) que se vierte por debajo de la avenida Baralt norte, pasando antes por debajo del puente Carlos III en la entrada a La Pastora;  y por el occidente, baja la quebrada Agua Salud, la cual desembocará en la quebrada Tacagua. 

Más hacia occidente, está la quebrada Macayapal o Macayapa, y la quebrada Blandín que también vierte sus aguas sobre la quebrada Tacagua. Seguidamente bajan dos quebradas afluentes de la quebrada Tacagua, las cuales llevan sus aguas directamente desde la Loma del Viento. 
Después se encuentra la quebrada Canoas, a la cual no se le debe confundir con un sitio llamado Las Canoas que está después de pasar la loma de San Chorquiz. Por allí están tres hilos de agua que se reúnen para formar la Quebrada Blandín. Las Canoas y la quebrada Chorros van a pasar por debajo de la autopista Caracas La Guaira para unirse a la quebrada Tacagua. Pero a diferencia de la quebrada Blandín, repito estas bajan desde la Loma del Viento.
Ruinas de La Venta Foto
Eloy Reverón 1989
Si seguimos por la Loma del Viento en dirección oeste este, después del cruce para el Camino Viejo de los Españoles estaba la famosa Venta de Alejandro Humboldt. En la gráfica de la izquierda están las ruinas de La Venta. Lugar descrito por Humbolt en su libro Viaje a las Regiones  durante su viaje a Caracas. 
El geógrafo alemán la describe como una posada grande en la falda septentrional de la Cumbre o del Cerro del Ávila. Menciona una Venta chica. Resaltaba la ventaja de Caracas         " entre todas las  capitales de la América española que tienen en medio de la zona tórrida un clima fresco y delicioso, es Caracas la más cercana a las costas. Qué ventaja la de tener un puerto de mar a tres leguas de distancia, y de estar situada entre las montañas, en una altiplanicie que produciría trigo, si se prefiriese su cultivo al del cafeto"

En efecto, Humbolt debió tener noticia de la hacienda El Corozal, cuya Casa Grande está muy cerca de la vera del camino hacia Maiquetía. 
Después de resaltar la belleza y mejor calidad de manutención del camino con respecto a otros transitados por él en este mismo viaje a las zonas equinocciales prosigue: " En buenas mulas, no se gastan sino tres horas para ir del puerto de La Guaira a Caracas, y bastan solo dos para el regreso. En mulas de carga o a pie el viaje es de cuatro a cinco horas. Se sube al principio por una cuesta peñascosa sumamente inclinada y por estaciones que llevan los nombres de Torresquemada, Crurucutí y el Salto, hasta una gran posada (La Venta) situada a 600 toesas de altura sobre el nivel del mar. 
  
La loma del Viento es fácil de identificar porque en el camino que la atraviesa de este a oeste, está la entrada de un túnel artificial del cual se dice que conduce a los sótanos del Castillo de La Cumbre. Pasando el ojo del túnel, se encuentra una vifurcación de caminos. No hay que confundir con Hoyo de la Cumbre que está más al norte y tiene mejor acceso por el camino que pasa por debajo de la estación de radio y se trepa hacia un lugar llamado el Infiernito y el Palmar de Cariaco, por donde había una pica que conducía hasta el propio Picacho de Galipán. Hoy día creo que no es prudente subir por esa pica porque conduce a una estación de comunicaciones del Ejército y estaba cercada, zona de seguridad.

Pero bajando por el camino de la izquierda que pasa por la entrada del mencionado túnel, es un orificio que cabe una persona de estatura media gateando. Como dijimos siguiendo hacia occidente está la vifurcación que por el sur conduce un camino hasta la Estación de Guarda Parques de Plan de Manzano a unos 920 metros sobre el nivel del mar. Poco antes de esa vifurcación hay un cruce a la izquierda, en dirección hacia el norte.

Otro lugar interesante por los alrededores son la Hacienda El Corozal y el Paso, al cual nos referiremos en la segunda parte de este relato.

1 comentario:

  1. En Sanchorquiz (Hoyo de La Cumbre) nacieron mis abuelos y bisabuelos y tatarabuelos y mi madre y yo vivo en Puerta de Caracas y he transitado muchas veces por esos caminos mágicos como El Infiernito que creo que no mencionas en esta entrega. Lamentablemente son paisajes que tienden a ser arrasados por la devoradora y bestial urbe.
    Te felicito por tu interés y tu dedicación...
    Pd.: Cuando desees testimonios de personas que conocen a cabalidad El Ávila te sugiero que ubiques al señor Camarraco Mujica en La Toma de Catuche. Él fue guardaparque toda su vida y es una memoria inestimable...
    Saludos: Héctor Seijas.-

    ResponderEliminar